Aburrirme, no gracias

etiqueta-aburridoMe sorprendió hace poco la noticia de que un hombre de 89 años volvía a trabajar porque “Me moría de aburrimiento de estar sentado sin hacer nada y no ver a nadie”. Muy similar al caso del limpiabotas de Valencia de 96 años que sigue trabajando y que me permitió alabar la humildad que nos enseñan los humildes.

Eso que es comprensible cuando alguien de edad venerable es sociable y necesita sentirse vivo, aunque sea trabajando, resulta inquietante cuando se escucha a alguien joven o adulto quejarse porque se “muere de aburrimiento”. O cuando nos quejamos nosotros mismos… Seguir leyendo “Aburrirme, no gracias”

Inteligencia y bondad, no siempre unidas

nsamientoLeo una deliciosa entrevista a Howard Gardner, prestigioso neurocientífico estadounidense y profesor de Harvard en que afirma algo que me hace reflexionar: “las categorías de tonto o listo no cubren la diversidad del talento humano”.

Y es cierto. Desde pequeños nos enseñan a categorizar la fauna humana como listos y tontos, personas con gracia y desgraciados, personas exitosas y penosas… pero lo curioso es que todos nos consideramos muy listos y nos atrevemos a repartir credenciales de listos o tontos con petulante seguridad.

A veces consideramos listo al que tiene éxito profesional, otras económico, otras al que sobrevive sin dar palo al agua, e incluso somos tan tontos que consideramos listo al que la masa y la opinión pública dice que es listo.

Personalmente, siempre me he quedado con la definición de inteligencia como la capacidad de resolver problemas cotidianos, sea cual sea la herramienta que le ayuda: formación, experiencia, intuición… En cambio poco inteligente es quien no sabe tomar decisiones o las elude o agrava las situaciones críticas.

inteligenciasSer inteligente no es cuestión de titulaciones, ni de reconocimiento social, ni de haber leído mucho o tener dinero. No. Es cuestión de reflejos mentales. Esto es, de saber salir de encrucijadas y atolladeros con el menor daño propio y ajeno, pero no a cualquier precio. Hay que resolver problemas con el respeto de los demás.

El profesor añade otra perla:

En realidad, las malas personas no puedan ser profesionales excelentes. No llegan a serlo nunca. Tal vez tengan pericia técnica, pero no son excelentes.

Seguir leyendo “Inteligencia y bondad, no siempre unidas”

Oviedo, la ciudad más bonita de España para el Huffington Post

archivo_005-8 Para la versión española del Diario online más vendido en EE.UU, el Huffington Post, ha resultado elegida ciudad más bonita de España la ciudad de Oviedo, en la no menos bella Asturias.

Aunque nada hay mas subjetivo que valorar la belleza, como lo es determinar que se entiende por ciudad bella (¿cómoda, accesible, urbana, ecológica, limpia, etc?) ni pocas cosas pueden manipularse tanto como las votaciones online, lo cierto es que Oviedo presenta varias claves que por aclamación popular resultan innegables.

España cuenta con ciudades maravillosas en términos de historia (Salamanca), calidad urbana (Vitoria), arte (Granada), gastronomía (San Sebastián), infraestructuras (Barcelona), etc. Cada ciudad, como toda persona, tiene flancos maravillosos.

ería pretencioso y simplón, fijar un ranking de ciudades donde como decía el asturiano Ramón de Campoamor:

Y es que en el mundo traidor
nada hay verdad ni mentira:
todo es según el color
del cristal con que se mira.

Pero lo que es indudable es que Oviedo es un destino agradable para visitar y una ciudad cómoda para vivir. En todo caso, única. Por algo, Woody Allen exclamó la célebre frase al pasear por sus calles:

Es una ciudad deliciosa, exótica, bella, limpia, agradable, tranquila y peatonalizada; es como si no perteneciera a este mundo, como si no existiera… Oviedo es como un cuento de hadas.

Y es que Oviedo y Woody Allen mantienen una especial relación amorosa a juzgar por el semblante que se ilumina en el cineasta cuando piensa en la ciudad y como la defiende.

Pero veamos la razón de que esa frase no es fruto del capricho. Seguir leyendo “Oviedo, la ciudad más bonita de España para el Huffington Post”

Cien años y unos días, Kirk Douglas

Douglas_Kirk_SpartacusQue alguien viva cien años es memorable. Que lo vivan las buenas personas es digno de agradecer y a todos nos debe alegrar. En el caso del actor Kirk Douglas, me parece un buen ejemplo.

Reconozco sus méritos cinematográficos, pero solo dejaré mención a su vertiente de actor en cuanto a una doble huella personal. La dejada en mi adolescencia por la película “Espartaco” (1960), basada en la que Voltaire calificó como “la única guerra justa de la historia”, la de los esclavos frente al imperio romano; y la dejada en mi adultescencia por la película “El loco del pelo rojo” (1956) sobre Vicent Van Gogh, quien ha sido calificado como el loco más cuerdo de la historia.

Ahora me interesa destacar tres hechos memorables de la vida de Kirk Douglas que demuestran como la vida merece la pena vivirse y poder mirarse al espejo cada día. Veamos. Seguir leyendo “Cien años y unos días, Kirk Douglas”

Lo importante de la vida es el viaje y no la meta

Moving boxes and suitcases in trunk of car, outdoorsAcabo de llevar a cabo la mudanza desde Galicia a Asturias. Desde el pequeño apartamento donde residí “temporalmente” (casi seis años) en Coruña hasta mi domicilio en Oviedo.

Es curiosa la cantidad de cosas que uno acumula día a día y que se lleva de un lado a otro como un caracol su concha. Libros, cuadros, sillas, juegos de mesa, ropa elegante y ropa de trote, atuendo deportivo y playero, baratijas, etc. Un universo de cosas que demuestra que el síndrome de Diógenes lo padecemos todos en algún grado, y que nos resistimos a tirar por aquello del apego a lo que significaron o por la esperanza de lo que puedan significar.

Total que acabé conduciendo una enorme furgoneta repleta de enseres de una Comunidad autónoma hacia otra.

Cuando conducía me daba cuenta que dejaba atrás una etapa y que la enorme y multiforme carga que transportaba no era realmente importante. Cosas al fin y al cabo.

Lo importante eran las personas. Sí… Seguir leyendo “Lo importante de la vida es el viaje y no la meta”

El silencio de la RAE ante el dirigismo lingüístico

enfrentamientoYo pensaba que los trapos sucios de la Real Academia se lavaban en casa. También creía que cuando se ejerce una labor colectiva, el lugar para debatir y demostrar capacidad persuasiva son las sesiones del pleno, comisiones o mediante escritos de queja a la presidencia. E incluso creía, pobre de mí, que esos señores académicos (tan cultos, tan finos, limpiando y dando esplendor) eran ejemplo de moderación y elegancia.

Pero afortunadamente, con la polémica entre los académicos Arturo Pérez-Reverte y Francisco Rico, me he dado cuenta de que en la Academia hay vida… y esperanza. De que los académicos no son vampiros que nadie les ve a la luz del día y que solo aletean en la noche cerrada de un caserón silencioso y repleto de libros.

Y digo afortunadamente, porque creo que cuando se asume un cargo público, y somos llamados por nuestras convicciones, conocimiento o experiencia, hay que respetar el juego de las votaciones (eso se llama civilización) pero tampoco puede negarse el derecho al pataleo. Al sano pataleo, en el caso de Arturo Pérez-Reverte.

Recordemos que la polémica tiene lugar con el uso del lenguaje de género. Pérez-Reverte defendía la solicitud de unos profesores andaluces de que la Academia tomase partido rechazando, condenando o advirtiendo del riesgo de la imposición a los profesores de la manera de dirigirse a los alumnos, utilizando el desdoblamiento de género (una simple carta bien redactada hubiese bastado, alertando de los riesgos del dirigismo cuando la lengua es naturalidad).

Veamos lo sucedido… y sus implicaciones Seguir leyendo “El silencio de la RAE ante el dirigismo lingüístico”

La mejor recomendación es su sonrisa

jrLeo en la última entrega de la espléndida colección de ensayos sobre neurociencia del Catedrático José Ramón Alonso ( “Un esquimal en Nueva York y otras historias de neurociencia”, Ed. Guadalmazán, 2016) que “la risa es un elemento clave del cortejo; cuanto más ría una mujer en un encuentro, más interesante le parece su pareja de conversación, y de forma complementaria, los hombres están mas interesados en las mujeres que ríen delante de ellos (…) En las páginas de contactos las mujeres demandan con más interés parejas “con sentido del humor” o “que les guste reír” mientras es más habitual que sean hombres los que incluyan esta oferta en su perfil”.

Al margen de la base científica que nos ofrece el autor en su obra, y teniendo claro que para seducir no basta con sonrisas bobaliconas, todos sabemos del poder de la sonrisa. Seguir leyendo “La mejor recomendación es su sonrisa”

Calor del Caribe, la acogedora calidez de Cartagena de Indias

portaCartagena de Indias en Septiembre tras un viaje ilusionante. Calor en las calles mal asfaltadas. Calor asfixiante en los pasillos del hotel. Calor en el agua de la piscina del hotel como aguas termales insoportables. Calor cansino, calor molesto. Si se abren las ventanas del hotel el calor condensa la humedad y el pavimento se encharca, y la piscina está en tu habitación y te acaloras contra el calor.

Calor en la playa. Calor en la arena caliente. Calor en el agua salada del Caribe.

Calor de la manos negras de colombianos tirando de cuerdas desde la playa para sacar con enormes redes peces y camarones del mar. Calor de manos y voces de vendedores ambulantes que te asaltan en playa, de masajistas, de mayordomos que se acercan sin quemar. Calor que deja atontados a los pelícanos que observan si hay presas fáciles que puedan capturar sin esfuerzo, pues el pelícano colombiano se toma las cosas sin prisas.

Calor en las bellísimas calles de la ciudad amurallada de Cartagena. Calor de sus gentes con sonrisa fácil. Calor burlado por blancas guayaberas de lino y algodón. Seguir leyendo “Calor del Caribe, la acogedora calidez de Cartagena de Indias”

Nuestra mejor embajador es la alegría de vivir

apuntaLeo una entrevista al actor Antonio Banderas en el Magazine de La Vanguardia publicada este domingo donde comenta que

La palabra felicidad me produce un cierto miedo porque no existe realmente. Creo en otro concepto, alegría, que es mi palabra favorita en español. Es una actitud ante la vida, una forma de afrontarla. Es activa. La palabra felicidad me parece más pasiva. Yo creo ser una persona alegre que siempre ha tratado de resolver las cosas siendo positivo.

Se trata de un mantra del actor pues hace seis años declaraba:

Sin creer mucho en la felicidad, sí creo en lo que dice Savater cuando hace una defensa a ultranza de la alegría de vivir. Hay que afrontar la vida con alegría. A lo mejor el tener clara la existencia de la muerte te hace vivir con mucha más intensidad y buscar la alegría de vivir.

Creo que pone el dedo en la llaga de la actitud recomendable ante la vida. Seguir leyendo “Nuestra mejor embajador es la alegría de vivir”

La envidia: el problema que nadie reconoce

miradaLeo una entrevista al cantante flamenco Arcángel en que comenta que “Cuando se es un referente en algo, las hachas y los cuchillos vienen volando”.  Una gran verdad que me ha recordado la que inspiró el título de la divertida novela “La conjura de los necios” (John Kennedy Toole) y que se atribuye a Jonathan Swift, autor de Gulliver: «Cuando aparece un gran genio en el mundo se le puede reconocer por esta señal: todos los necios se conjuran contra él».

No deja de ser triste que el premio al esfuerzo, al éxito o la singularidad sea la lapidación por puñados de mediocres aquejados de ese virus de la envidia insana (la única envidia sana es la guiada por la admiración hacia quien nos sirve de ejemplo).

A veces se manifiesta en el ataque visceral directo (“no es para tanto…”), aunque lo más normal es el ataque bajo la coartada del elogio (Sí, muy bueno, pero es… o ha sido…), o disfrazarlo bajo un manto de aparente indiferencia “No me interesa” (las uvas están verdes, como justificaba la zorra de la fábula de Esopo). Lo más peligroso es el castizo “chisme”, el rumor o el infundio frente al que el afectado no puede defenderse, y si lo hace, peor.

¿Por qué somos así?. Seguir leyendo “La envidia: el problema que nadie reconoce”