Nosotros somos los juguetes

sustoEse es el mensaje, aunque he tardado en caer en la cuenta. Llevo pasando por ese palacio de juguetes que es Toys R Us desde hace años y la pronunciación de esa “R” infiltrada me distraía de su significado, que con mi pobre inglés, aludía a algo de juguetes. Pero no, la traducción correcta es “Toys are us” , o sea, “los juguetes somos nosotros”.

Ahí me brotó la pregunta: Eso de “los juguetes somos nosotros”…¿ es una confesión del personal de la tienda o es un mensaje de lo que tienen que sentirse los clientes?, ¿los juguetes son ellos o somos nosotros?. En ambos casos, es aterrador porque los juguetes deben estar al servicio de las personas y nadie debe ser juguete de nadie.

Pero hay más… Seguir leyendo “Nosotros somos los juguetes”

12 momentos incómodos o divertidos como asistente a cursos y congresos

mientrasMuchos asistimos a cursos, seminarios y congresos en aulas o salas, con el sano afán de formarnos, pero a veces se plantean situaciones curiosas o divertidas que casi todos sufrimos pero que pocos las confesamos. Pasen y lean… que seguro que le suena el caso: Seguir leyendo “12 momentos incómodos o divertidos como asistente a cursos y congresos”

Honrados y pícaros de vacaciones

Archivo_000 (5)A primera hora de la tarde bañezana, a esa hora en que los toreros sudan en frío y en que se fríen huevos sin sartén, se me quedó parado mi viejo coche de maquillaje psicodélico. Al menos no me encontraba en esas solitarias y largas carreteras americanas donde sólo se ven matojos rodantes y tristes gasolineras con empleados siniestros.

El coche fue tan compasivo que se detuvo a escasos metros de un taller que ocupaba una nave industrial donde poca industria se adivinaba. Lo peor era que la persiana metálica estaba cerrada y lo mejor era el cartelito caligrafiado sobre ella: “Vuelvo en un momento” (con lo que sin saber el cliente cuando había salido, malamente podía empezar el cómputo de ese plazo, el “momento”, que era una unidad de tiempo romana de un minuto y medio de duración); y se añadía en tinta algo que decía del talante filosófico del empleado y que provocaba la sonrisa: “Si no he vuelto es que ya estoy donde el tiempo no importa”.

Para mi fortuna apareció el empleado ya madurito con esos monos azules que son la segunda piel de los mecánicos de mi infancia, con rostro tiznado y una sonrisa en la cara. Abrió la persiana metálica, y se brindó a acercarse al coche y me solucionó la nimiedad, pero lo mejor fue que en ese momento llegó un ancianito en un coche vetusto y le pidió si podía revisarlo porque el motor calentaba el interior del coche y tenía miedo se incendiase o explotase. Lo mejor estaba por venir… Seguir leyendo “Honrados y pícaros de vacaciones”

Un día en el parque acuático: ojos que ven, corazón que lo siente

Archivo_000 (4)Siempre me gustaron los títulos de las películas de los hermanos Marx (Un día en las carreras; un día en la ópera, etc) y por eso me pareció oportuno ofrecer una visión con toque de humor de mi reciente visita al parque acuático de Galicia, porque aunque algunos se sorprendan, Coruña (en la población cercana de Cerceda) cuenta con su propio parque acuático (Aquapark).

Ya saben, esas instalaciones con piscinas, toboganes, cascadas, cubos de agua volteando sobre bañistas y olas artificiales, que hacen las delicias de niños y no tan niños, en tiempos de calor estival. Se trata de un parque acuático, situado en una amplia finca con césped, modesto en tamaño, pero limpio, ordenado y seguro.

Ahora bien, con mis ojos de adulto curioso en bañador y mientras actuaba de “vigilante de la playa” de los chapoteos e inmersiones de mis pequeños diablillos, pude comprobar que aquella fauna de bañistas reflejaba aspectos curiosos de la sociedad que vivimos.

Aquí va lo que me llamó la atención, y ruego se me disculpe la licencia expresiva del humor latente. Seguir leyendo “Un día en el parque acuático: ojos que ven, corazón que lo siente”

Cuando los selfies resultan cansinos, estúpidos o peligrosos

Getty
Petri Artturi Asikainen (Getti Images)

El selfie que intentó sacarse hace unos días un turista alemán en el Machu Picchu le costó la vida al caerse a un precipicio. Se suma a otros sucesos como el de hace dos años de los tres estudiantes universitarios indios que murieron al tratar de hacerse una fotografía en Agra con el tren a sus espaldas en 2013.

O los numerosos casos de visitantes de zoos que intentan hacerse fotos junto a animales peligrosos y su temeridad recibe zarpazos de leones, picotazos de avestruz, arañazos de monos o similares. O los que toquetean cuadros o esculturas para pegar sus rostros y cabellos  y hacerse el selfie.

O las estupideces de quienes no respetan los espacios públicos, religiosos o artísticos para inmortalizar su pose ridícula.

Pero mas allá de estos casos extremos, tuve ocasión en mi reciente viaje a Barcelona de comprobar la práctica reiterada de los selfies por nubes de turistas, en grupo o solos, escenario que comprobé luego en el aeropuerto.

Por eso no está de más recordar que los autorretratos (selfies o autofotos) con el móvil parecen inocentes pero a veces traen problemas. Aquí van los siete problemas mas graves y en los que no solemos reparar. Seguir leyendo “Cuando los selfies resultan cansinos, estúpidos o peligrosos”

La apariencia a veces engaña pero también nos enseña

viajesViajo muchísimo en autobús de larga distancia. Y siempre se aprende de la compañía. Aquí van tres anécdotas absolutamente reales, producidas en distintos viajes, que demuestran que no debemos juzgar con las apariencias. Seguir leyendo “La apariencia a veces engaña pero también nos enseña”

Tener criterio propio o ser esclavos de opiniones ajenas

escaleraMe entero que el instrumentista estadounidense John Cage es autor de una extravagante obra musical titulada “4, 33´´ en que no hay música, solo silencio.

Cuatro años de gestación para una exhibición musical silenciosa en que se sabe su duración exacta porque es un espacio silencioso entre sonido. Y la obra se sigue representando como algo que despierta sensaciones, como una obra magistral que redefine los confines de la música. ¡ Toma ya!.

En este punto me siento en la encrucijada: o adopto una actitud de respeto ( no soy experto y no puedo juzgarlo) o bien una actitud intuitiva: ¡vaya majadería!. Seguir leyendo “Tener criterio propio o ser esclavos de opiniones ajenas”

Crónica de un asesinato veraniego impune

ecologista
¿POR QUÉ?… ¿QUÉ MAL HICE?

Un jardinero profesional me indicó la conveniencia de talar un peral de una pequeña finca familiar en un pueblecito de La Bañeza, por estar aquejado de un hongo devastador. Ante su sonrisa engañosa, que me invitaba a encargarle tal trabajo con la correspondiente facturación, tomé la decisión del conquistador Pizarro, cruzando la raya de la fama, y decidí acometer tal labor por mí mismo.

Al fin y al cabo, me dije, servirá de aprendizaje, gastaré calorías y ahorraré dinero. Esa labor me enseñó cosas que no están en los libros ni en las Universidades. Seguir leyendo “Crónica de un asesinato veraniego impune”

Conocernos mejor aprendiendo de Enric Corbera

enric CorberaPodemos crear nuestro propio mundo, aunque mejor resulta aprender de las reflexiones e ideas de los demás, pues no solo se ahorra tiempo sino que mentes preclaras y especializadas nos aportan ciencia, siempre claro está, que conservemos nuestra libertad de crítica.

Me recomendaron vivamente el video que plasma la conferencia del psicólogo Enric Corbera, Director del Instituto Español de Biodescodificación y titulada “La vida es un Espejo” y me gustaría compartir aquí “lo bueno, lo feo y lo malo” de tal puesta en escena. Lo comentaré como mero espectador profano, bajo la sana libertad de crítica del ciudadano medio, respetando la impresión que puedan recibir otras personas. Creo que un video de youtube visionado medio millón de veces y alguien que se  califica a sí mismo de terapeuta exitoso, como demuestran sus libros y tinglados, merece una reflexión sana. Seguir leyendo “Conocernos mejor aprendiendo de Enric Corbera”

Aliviarse de la indigestión de noticias de Felipe VI

real indigestion   El Rey Felipe VI ya es el monarca de todos los españoles, quiérase o no, eso es lo que la Constitución vigente quiere. Al margen de la opción republicana o monárquica de cada cual, lo que es insoportable es la avalancha de información sobre el nuevo Rey, su esposa, sus niñas, sus viajes, sus palabras, lo que es y lo que se espera. Y no me refiero a las noticias sobre sus gestiones diplomáticas o los posibles escándalos de corrupción, sino al regodeo de la prensa intentando emular la actitud inglesa hacia su casa Real y que tristemente solo refleja un absurdo complejo de inferioridad.

Llegó un momento en que entre la radio, la televisión y la prensa parecían portavoces de la Casa Real. Como si todos los ciudadanos estuviésemos esperando a despertar para abalanzarnos a saber detalles de la vida del Rey y la Reina.

Y esa indigestión de información plantea serios problemas.

Seguir leyendo “Aliviarse de la indigestión de noticias de Felipe VI”