Educación

Educar en libertad : ¿ misión imposible?

  child_working_34098   Conforme pasa el tiempo mis tres hijos de 8, 10 y 17 años suelen esgrimir, cada uno a su estilo, el mismo argumento defensivo frente a mis instrucciones (haz, ordena, lee, ayuda, etc) o prohibiciones ( “no hagas esto”, “no vayas allí”, “no consumas esto…”).

Se trata de la consabida fórmula que yo mismo opuse en su día a mis padres: “No entendéis nada”, “No me comprendéis”, “Soy libre”, “ No me dejas vivir”,etc.

Así que tras la última trifulca o negociación con los tres, versando sobre el espiritual tema de si deben consumir o no tanta pizza, y tras agotar mi aburrida exposición sobre la buena nutrición, les conté una conocida anécdota del poeta Coleridge.

1532-74982Recibió el poeta a un visitante en su casa,  quien afirmaba  que los niños debían gozar de total libertad para pensar y actuar desde pequeñitos y tomar decisiones por sí mismos, de manera que así aprenderían de sus errores, ganarían confianza en sí mismos y desarrollarían todas sus potencialidades. Insistía el visitante en que los criterios de los padres cortaban la senda creativa de los niños con la consiguiente frustración y posible prejuicio hacia caminos inexplorados de éxito.

Coleridge, por toda respuesta, le invitó a que le siguiese hasta su jardín. Al verlo, el visitante exclamó:

-¡ Qué desastre! ¡Esto no es una jardín, esto es un patio repleto de maleza y ortigas !.

– El año pasado era una hermosa rosaleda- Repuso Coleridge.- pero este año decidí dejar libertad a las plantas para crecer a su aire, sin atenderlas, podarlas ni cuidarlas. Este es el resultado.

Tras contar esta anécdota, mis hijos me miraron, y el mayor comentó: “Pero papá, una selva del Amazonas no la cuida nadie y es bellísima.”

Un poco molesto por esta aguda réplica intenté sacar algo del naufragio de mi argumento:

torcCierto. La selva es bella, porque se ve en su conjunto, igual que si ves un grupo de jóvenes te parece bella la juventud, pero si examinas cada árbol de cerca y con juicio individual podrás ver que la mayoría de los árboles han crecido torcidos, tienen zonas podridas o carcomidas, otros han dejado crecer ramas para pasto de lianas y enredaderas, algunos se han incrustado en rocas y muchos no ven la luz porque crecen en anchura y sitio equivocado.

Y ya que va de botánica, entonces asesté el jaque mate parafraseando a C.S.Lewis, diciéndoles:

La misión de un padre o educador, no es cortar selvas, sino regar los desiertos”.

Y añadí de cosecha propia… Pero si hay que podar alguna rama del árbol… aunque el árbol no lo sepa… ¡ es por su bien!

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s