Trabajo

Imprescindible visita al Museo de la minería e industria de Asturias

museoSorprende gratamente que la villa asturiana de El Entrego, a media hora en coche o 30 kilómetros desde Oviedo, cobije un espectacular Museo que pocos conocen y que ofrece tantísimo, el Museo de la Minería de Asturias, el MUMI (concretamente está en el pueblo de San Vicente en las afueras de El Entrego, al lado del río Nalón).

Un museo ubicado en un edificio industrial, de factura sólida y armoniosa, y donde realmente se encuentran varios museos en uno. Es un paseo insólito por la evolución de la energía, de la maquinaria y sobre todo del ingenio del ser humano para arrancar a la tierra el mineral que es fuente de calor.

Adelante, pasen y vean una muestra…

ostasEn su interior ofrece, en varias dependencias y alturas, mediante pasillos, escaleras y salas diáfanas, distintas áreas temáticas que de forma principal se ocupan de la mina pero que son muestrario de múltiples vertientes de la industria y el ser humano, con la minería como protagonista central: las técnicas e instrumentos de extracción del mineral; la dedicada a los explosivos; una dependencia que aloja explicaciones geológicas sobre la formación de los distintos tipo de carbón junto a un salón que expone minerales únicos; una sala dedicada a medicina y enfermería; otra sala dedicada a equipos químicos de los siglos XIX y XX; una nave central que aloja máquinas de ferrocarril, máquinas de vapor, maquinaria de extracción, máquinas de poleas y engranajes increíbles, vagonetas e incluso una mula disecada o la exposición de las lámparas de minas; y cómo no, el drama del salvamento de los mineros atrapados; todo ello jalonado de vitrinas repletas de detalles con historia y fotos antiguas estremecedoras, e incluso una sala con la visión retrospectiva de las luchas callejeras y sociales por la minería…

imagesY el plato fuerte, un descenso a una mina en la jaula, donde acompañados por una estupenda y paciente guía se nos ofrece el valor de la minería, ataviados los visitantes con casco, caminando por las vías, subiendo en vagonetas, trepando por huecos y observando figuras de picadores, barreneros y otros mineros, así como las distintas técnicas de arrebatar al suelo el mineral.

Se respira la soledad, la humedad, los pasillos tenebrosos, la incertidumbre de vetas y techos inclinados… Un auténtico viaje a una profesión dura.

Por eso es una visita altamente recomendable. Precio accesible, personal amabilísimo, espacios limpios y cuidados, explicaciones claras y amenas, vitrinas con muñecos y carteles con retratos antiguos, y total libertad para deambular por las salas sin prisas, desembocando en una tienda de recuerdos asequibles al bolsillo.

Una estupenda idea para pasar el día, obligada para los asturianos y recomendable para los turistas (¡y para niños!). Quien no ha visitado el Museo no puede afirmar que conoce Asturias y los asturianos, ni lo que es un pueblo enfrentado a la naturaleza.

De paso, se aprende muchísimo, por ejemplo

Que el empuje de las vagonetas en las profundidades era a mano, hasta que se acudió a las sufridas mulas.

Que el término “guaje” que utilizamos para referirnos hoy día en Asturias a los niños procede de la denominación minera de los muchachos que eran utilizados para la labor de empujar las vagonetas desde los doce años de edad.

mulaQue los explosivos se utilizaron en Asturias bajo la patente de su inventor, Alfred Nobel, quien según muestra la exposición investigó la manera de evitar que la glicerina explosiva fuese tan sensible y peligrosa (pues su hermano falleció en una explosión de esta materia), así que inventó una gelatina para envolverla que permitía su manejo mas seguro y que sería la dinamita.

Que la minería en Asturias despuntó a raíz del bloqueo a Inglaterra al que sometió Napoleón en 1807 para evitar las importaciones de este país que producía buen y barato carbón, de manera que la búsqueda alternativa fomentó la minería en España hasta que en 1833 se funda la Real Compañía Asturiana de Minas por un belga y un catalán (¡).

Que la historia del impulso de la minería se repite con la I Guerra Mundial (1914-1918) al no poder suministrar carbón nuevamente Inglaterra por el bloqueo alemán.

Que las minas son un trabajo de equipo, con picadores (los que arrancan a pico, antes manual y hoy mecánico, el carbón), barrenistas (hacen agujeros en la piedra para colocar barrenos), artilleros (explotan la dinamita), entibadores (carpinteros que trabajan la madera para mantener las estructuras de las minas sin derrumbes), maquinistas (sacan a la superficie el carbón), ingenieros y ayudantes, guajes, etc.

Que los castilletes son las torres que sirven con sus poleas para izar o bajar las jaulas o ascensores de los mineros.

Que en las minas hay que sacar el agua de manantiales y filtraciones día y noche mediante máquinas, poleas o norias con fuerza humana.

esteQue el agua de las minas es útil para remojar los filones de carbón pues así se evita el polvo mortal que genera la enfermedad de silicosis (de “silicio”).

Que los pulmones de acero son máquinas donde se permite respirar a los pacientes cuyos pulmones están paralizados

Que para detectar el grisú o gas inodoro para el ser humano, y altamente explosivo, se utilizaban jaulas con pajaritos que lo percibían y alertaban a los mineros…

En fin, que estas curiosidades y muchas más cosas serias, con mayor rigor y detalle, se ofrecen en este impresionante Museo, que es obligado visitar con calma y atención.

Además en El Entrego hay sidrerías muy recomendables (por ejemplo, el restaurante La  Conda, ofrece comida casera y amabilísimo servicio a buen precio) pues no olvidemos que se trata de la cuenca del Nalón, donde la gente es llama, afable, espontánea y consumidora de la buena sidra, cuyas virtudes son reconocidas y siempre fuente de perplejidades.

Y por cierto, para los curioso, se dice que el nombre El Entrego procede de la “entrega” de doncellas que efectuaban los reyes godos, particularmente Fruela y Aurelio a los moros como tributo para mantener la paz. Aquí tenéis un breve documental de la visita al Museo que os aguarda, pero que no la sustituye porque verlo, leerlo, tocarlo y degustarlo es una experiencia sensorial y mental que debe vivirse en directo.  Mirad…

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s