Del amor

Amigovio, marinovio y otros desatinos para nombrar las parejas

corazonLeo una entrevista al Director de la Real Academia Española (RAE) donde nos comenta las nuevas palabras que nos permiten etiquetar las relaciones de nuevos tiempos amorosos.

Me ha llamado la atención que estén incluidas formalmente en el Diccionario de la Real Academia las siguientes (adelanto que me sorprende que la Academia se crea eso de que la institución sigue a la realidad y no a la inversa).

amgios mano1. Veamos estas tres palabras con carta de naturaleza oficial y que podemos utilizar con naturalidad en cualquier foro, pues poseen marchamo oficial.

  • Amigovio, via. (Fusión de amigo y novio). Persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo.
  • Marinovio, via. Persona con quien se mantiene una relación amorosa y sexual estable sin casarse.
  • Papichulo. Hombre que, por su atractivo físico, es objeto de deseo de una mujer.

Al leerlo me viene a la cabeza que si “ennoviarse” es echarse novio, pues “ennamigoviarse” será echarse amigovio. También me sorprende que entre “Papichulo” cuando el fenómeno más habitual y simétrico es “mamichula“(que la Academia no incorporó), y que sería: “Mujer que por su atractivo físico, es objeto de deseo por un hombre.

2. Pero puestos a echar imaginación e ir con los tiempos, me atrevo a sugerir nuevas incorporaciones al Diccionario como Nautanovio/a (relación amorosa por internet), o Discontinovio/a (noviazgo que es intermitente, ahora sí y ahora no, o en términos laborales: “Fijo discontinuo”); clandestinovio/a (relación amorosa que se oculta por razones inconfesables), o el frecuente amigodio/a (amigo con el que se mantenía relación amorosa pero a cuyo término se odia, que no quiere ni ver ni oír hablar de él/ella).

3. No obstante, creo que la calle es más lista, y ocurrente. En España el término “follamigo” es directo e inequívoco; en inglés el “Friends with benefits” (castellanizado felizmente como “amigos con derecho a roce”) o en Chile el gráfico “Touch and go”.

mezcla4. La gran duda no es la palabra sino los confines semánticos de la palabra. Porque…¿cuando se da el salto cualitativo del amigovio al novio?. ¿Es cuestión de mas o menos tiempo de relación?, ¿o de las fronteras alcanzadas de conquista física y juego sexual?, ¿se cambia hacia el novio cuando el sentimiento es más intenso, puro y platónico o es cuestión de exclusividad?, ¿o sencillamente se es novio cuando formalmente se presentan como tales?. Difícil de saber. Si difícil es saber si se está enamorado más difícil será encasillarse.

Lo que es más cierto es que del “amigovio” (amigo próximo a novio) al “amigobio” (amigo que agobia) hay un pequeño paso.

En cualquier caso, más importante que las palabras con que la Academia o los demás etiqueten la relación de pareja, es cómo la sienten y viven ellos, y qué apodos utilizan cariñosamente, que por cierto, se concentran en diez típicos muy usados por la inmensa mayoría de amantes.

3 comentarios

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s