Sobre el arte

Guía de urgencia del snobismo

Los estilos de decoración tienen proyección en el modo personal de vida, y no está de más conocer las etiquetas habituales: vintage, retro, kitch, minimalista, zen o futurista.

coche vintageUna íntima insatisfacción se abre cuando pronunciamos las palabras “ De eso no entiendo”, al escuchar a alguien exhibiendo sus conocimientos como un pavo real para etiquetar determinada decoración, mobiliario e incluso estilo de vida, como “vintage”, “retro” o “Kistch”.

No debemos renunciar a conocer mínimamente lo que significan tales palabrejas.

Ello nos proporcionará un triple beneficio.

En primer lugar, sentirnos en la onda y no fuera de lugar (lo que potencia nuestra autoestima);

En segundo lugar, desmitificar a nuestro interlocutor pues hemos quitado el humo e incienso a su lenguaje de sumo sacerdote;

En tercer lugar, enriqueceremos nuestras propias posibilidades de comunicación al hablar con precisión y poder elegir modos o estilos de vida y estética.

Veamos los sencillos conceptos e ideas que se esconden en tales etiquetas, sin pretensiones de academicismo ni rigidez expresiva. Al menos nos servirán para salir del paso airosos. No olvidemos que la inmensa mayoría de las personas no son especialistas en esas tendencias y que lo importante es pensar por nosotros mismos y no dejarnos guiar por las razones tendenciosas ajenas. No debemos encasillarnos en tribus sino comprender lo que mueve a cada tribu y efectuar elecciones personales sobre como somos, lo que nos gusta y como queremos nuestro entorno.

Eso sí, advertiremos que son vocablos o etiquetas con vida propia, que tienen un origen puntual o sectorial (arquitectura, pintura, joyería, moda, literatura,etc), y aunque son los protagonistas estelares del mundo de la decoración, lo cierto es que su invocación se ha extendido o contagiado para predicarse de otras actividades hasta el punto de poder calificar un estilo de vida.

Asimismo, advertiremos que la línea de tiempo o datación del producto (mueble, obra artística o pieza – joya, vestido, adorno, etc) condiciona el tipo de estilo. En efecto, suele distinguirse entre una “antigüedad” (artículo datable con mas de cien años de edad, aunque suele extenderse la vetustez hasta aproximadamente 1914), “vintage” ( objeto de más de veinte años de edad y representativo de una época determinada: de hecho, “vintage” es una palabra inglesa con origen en la palabra francesa “vendage” referida a “la cosecha de una temporada concreta”, o sea objetos auténticos), “retro” ( objeto de menos de veinte años pero que evoca, imita o representa objetos de épocas pasadas, o sea, reproducciones) y “futurista” ( objeto de un futuro imaginario).

Otras veces el criterio es cuantitativo y de intensidad; así, lo “minimalista” es lo simple, lineal y austero, por contraste a lo “kitsch” que es lo complejo, sobrecargado y llamativo; de hecho su origen está en los nuevos ricos que se dotaban de arte, muebles y objetos en grandes cantidades.

O el criterio diferenciador parte de separar el género (minimalismo) y la especie ( zen: simplicidad con toque oriental persiguiendo armonía y equilibrio junto con uso de materiales naturales como papel, telas y agua).

Veamos con detalle los modelos básicos para movernos en el mundo de la decoración, el arte y la moda o estilo de vida.

vintage

1. Vintage. Se refiere a aquello que procede del pasado pero se recupera para el presente y se utiliza tal y como era para integrar la decoración o formar parte de la vida actual. Es una revalorización de lo viejo, sin ser antiguo, para exhibirlo hoy día ( auténtico de la época). Su principio sería “ no es de esta época pero lo traigo a ella tal y como ha sido”.

 

retro2. Retro. Se distingue del “Vintage” en que se trata de objetos inspirados en el pasado pero reelaborados en el presente. Es la decoración o estilo que deliberadamente tiene su origen en ideas pasadas pero se acuña como material nuevo (recreado o imitado en la actualidad). Su principio sería “pasado de moda pero no me importa recrearlo hoy día”.

tuturista

3. Futurista. Alude al uso y abuso de la tecnología y nuevos materiales, con referencias al espacio exterior. Su principio sería: ” Vivamos como soñamos, aunque ni esté vivido ni inventado“.

 

kisch4. Kitsch. Se trata de obras que imitan ostensiblemente lo auténtico, que lo parodian o lo versionan de forma exagerada, que pretende divertir o mostrar originalidad, o llamar la atención. Sobrecarga, amontonamiento y mezcla. Su principio sería “ cuanto más, mejor”.

minimalismo5. Minimalista. Se origina en corrientes artísticas que apuestan por la sencillez, la economía de medios, el orden geométrico, las formas naturales y los colores puros. Su principio sería “lo menos es más”.

 

Zen

6. Zen. Simpleza, armonía y elementos naturales (agua, plantas,etc). Su principio sería: “ poco, simple, ordenado y natural”.

 

 

 

 

2 comentarios

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s