Sobre el arte

8 leyendas fascinantes de la rana de la fachada de la Universidad de Salamanca

captura-de-pantalla-2017-02-05-a-las-22-38-04Se quejaba Unamuno de que “No es lo malo que vean la rana, sino que no vean más que la rana”. Y hoy asombra ver turbas de turistas mirando la hermosa fachada plateresca, quizá planificada por los Reyes Católicos y ultimada en tiempos de Carlos V (1529) y escudriñando la piedra para encontrar la célebre rana como si quienes contemplasen el óleo del Jardín de las delicias de El Bosco asumieran el reto de buscar a Wally con su jersey y gorro de lana rayados.

Lo cierto es que es fácil localizarla, si alguien no lo consigue pese a los brazos apuntando, los vendedores mostrándola o los folletos que lo revelan.

Así que no es un secreto señalar que está en la pilastra de la derecha (mirando a la fachada), en la cima del primer cuerpo, donde sujetando el capitel con sus cráneos se encuentran tres calaveras labradas. La de la izquierda es la que exhibe un pequeño batracio.

Pero hay historias y leyendas sobre el origen y significado del animalito… Nada menos que ocho explicaciones del secreto, y algunas sorprendentes. Veamos

I. La marca del cantero

captura-de-pantalla-2017-02-05-a-las-22-42-53
ASTRONAUTA DE LA CATEDRAL

Sobre su significado suele decirse que muchos canteros, desde el siglo XII, dejaban huella de su paso con su nombre, señal o marca, y algunos incluso eran muy bromistas. Basta examinar la Catedral para comprobar la figura de un astronauta, o el dintel del edificio próximo para ver el llamado “gran masturbador”.

gran-masturbador
GRAN MASTURBADOR DE LA BALAUSTRADA EN LA PLAZA DE LA UNIVERSIDAD

Por eso, quizá el autor a quien se atribuye la fachada, Juan de Talavera, arquitecto al servicio de Isabel la Católica o sus maestros canteros, dejó su huella. Lo curioso es que Juan de Talavera es coautor de otra fachada próxima, la del Colegio San Gregorio de Valladolid, que guarda gran parentesco con la salmantina.

II. La advertencia de la fugacidad terrenal (Vanitas, vanitatis)

Otros consideran que la rana no sería tal, sino mas bien un sapo, porque son los que rondan las tumbas y los muertos, de manera que sería un recordatorio de lo putrefacto, del pecado, de lo malo.

Una especie de contraste frente al oropel y belleza de la fachada, y dado que ese friso une (o separa, según se mire) el dedicado a los Reyes Católicos y el inmediato superior dedicado a Carlos V, o sea, el poder terrenal, estaría recordando su condición humana y mortalidad (Memento mori), pues hasta el Rey “polvo es y al polvo retornará”.

muerteIII. El signo del apocalipsis

El libro bíblico del Apocalipsis (16:13) atribuye la destrucción del maligno a “a tres espíritus inmundos semejantes a ranas”. De ahí, que tras la muerte, quedarían la rana o sapo, tal bestia debía quedar reflejada en la fachada, donde se dedican los dos primeros cuerpos al poder terrenal y el superior al poder religioso y mítico.

IV. La alerta sexual

Para otros, la rana es un símbolo de tentación sexual unido a la calavera de la muerte, de manera que se alertaba a los estudiantes de que las mujeres podían distraerlos fatalmente de sus estudios, dada la abundancia de prostitutas que acudían a prestar servicio a la juventud (y a los profesores) y el riesgo de sífilis de la época.

V. Los peligros de la promiscuidad del príncipe heredero

Recientemente, el profesor Benjamín García-Hernández, Catedrático de Filología de la Universidad Autónoma de Madrid sugiere que las tres calaveras se corresponden con los tres hijos de los reyes católicos fallecidos antes de la construcción de la fachada (Isabel, María y Juan), de manera que el de la rana sería el recuerdo de que la resurrección no es posible. Y la advertencia se situaría especialmente para encarnar a Juan de Castilla y Aragón, quien por entonces, se consideraba había fallecido antes de cumplir los 20 años (1497) de un exceso de actividad sexual con su primera mujer (María Manuela de Portugal), aunque realmente se atribuye hoy día a la tuberculosis. De ahí, que incluso se ha bautizado a la rana salmantina como “Juanita” y que realmente representa al príncipe Juan, fallecido en 1497 sin haber cumplido 20 años.

VI. En memoria de Felipe el Hermoso

Juana la loca contrajo matrimonio con Felipe el Hermoso, hijo del emperador Maximiliano, quien fallece en 1507 al beber agua helada tras un partido de pelota. Su cadáver fue trasladado de Burgos a Granada, acompañado por Juana quien comprobaba a diario su estado, y evitaba que pernoctase el féretro en conventos o lugares donde hubiese mujeres por los celos, pese a que tan largo viaje, con los calores, comportaba la putrefacción del cadáver.

De ahí, que quizá el sapo sobre la calavera representa tan dura estampa de Juana de Castilla, quien vivió durante la construcción de la fachada y quien posiblemente sufragó sus costes.

vistaVII. El guiño a la inquisición

El sapo encarnaba el maligno que se manifestaba en brujas y sus aquelarres, en que usaban supuestamente las secreciones dérmicas de los sapos para entrar en trance. Numerosos herejes habían sido quemados por confesar el culto al sapo (especialmente en Alemania, por Conrado de Marburgo – gran inquisidor alemán del siglo XII).

VIII. El anuncio de los cambios derivados del descubrimiento de las indias occidentales (futura América)

En la Universidad de Salamanca tuvo lugar el Claustro para debatir el proyecto de Colón pues la Reina Isabel necesitaba el parecer de  “un consejo de doctos varones” de la Universidad de Salamanca que no se mostró convencido de la viabilidad del proyecto por las grandes distancias.

Sin embargo, al acometer la construcción de la fachada estaba en boga lo que ofrecían las nuevas tierras, fortuna pero también peligros y muerte.

De ahí que se ha sugerido que encarnando el sapo el cambio según criterio de los alquimistas (y cuya resonancia es la mutación de sapo en príncipe del ulterior cuento del los hermanos Grimm), el mismo se representaría alzado sobre la muerte, y precisamente en el capitel sobre el que se apoyaría el imperio de Carlos V.

Finalmente, nos queda por explicar el origen del reto que suponía la escondida ranita para los estudiantes. Se dice que el novicio debía localizar sin ayuda donde estaba el batracio, lo que sería un buen augurio del éxito o fracaso en sus estudios.

estudiante-de-salamanca-siglo-xviii
Estudiante del siglo XVIII, Óleo de NICOLÁS MEGÍA MÁRQUEZ

El origen mas preciso de este reto tiene que ver con una figura de raigambre salmantina y que explica el origen de los términos de “empollón” y “gorrón”. En efecto, el “empollón” era el estudiante pobre que el señorito de origen noble o con alcurnia le encargaba fuese al frío aula y le calentase el asiento sentado hasta que llegase. A cambio de esta labor, le tenía la gorra esperando las monedas (era un “gorrón”).

Piénsese, si alguien visita el aula de Fray Luis de León, tras la fachada de la Universidad, con muro de piedra y bancos de madera, que las clases se abrían anunciando el profesor: “Ejerciten el derecho al pataleo”, de manera que se empleaban unos minutos en dar patadas frenéticamente en el suelo para entrar en calor.

Así pues, se dice que algunos señoritos para escoger su empollón y que fuera avispado, le retaban a buscar la rana como signo de que podían confiar en él para labores  mas complejas y servicios más discretos.

En fin, que lo relevante es no quedarse en el detalle de “la rana”, sino adentrarse a la belleza y significado de la fachada en su conjunto (espléndidamente expuesto aquí), y percatarse que  tras la rana, está la biblioteca histórica de la Universidad donde se alojan los incunables, los libros prohibidos por la inquisición y el legado del uno de los centros culturales mas importantes de la Edad Media y moderna de Europa.

Y si continua el paseo por la calle Libreros desde la fachada hacia el centro de la ciudad de Salamanca, a unos trescientos metros aguardan los 38 secretos y maravillas de la Plaza Mayor.

3 comentarios

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s