Con ustedes... la música Personajes con huella

El concierto del siglo: 50 años no es nada

Victor y ana     En Oviedo el día 12 de Septiembre tuvo lugar en Oviedo, con ocasión de las fiestas de San Mateo-2014, un concierto musical tan excepcional que el mismo se repitió al día siguiente con un doble éxito que permanecerá en el corazón de las diez mil personas que tuvieron el acierto y fortuna de adquirir la entrada ( hasta agotarlas).

   Veamos los detalles que hacen tan especial el acontecimiento que reunió en una misma actuación y bajo la misma carpa, al hilo de la celebración de esos 50 años en la carretera musical del cantante asturiano Víctor Manuel, con la presencia de los siguientes invitados de lujo: Ana Belén, Chus Pedro, El Gran Wyoming, Estopa, Hevia, Ismael Serano, Joan Manuel Serrat, Luis Eduardo Aute, Marisa Valle Roso, Miguel Poveda, Miguel Ríos, Pablo Milanés, Pedro Guerra, Rosendo,Sole Giménez, Rozalén, Soleá Morente

Alguno considerará pretencioso calificar de Concierto del Siglo una actuación en provincias de un puñado de cantantes, pero además de retarle a que nos indique el concierto que rivalizaría con tal título, me atrevo a exponer las maravillosas circunstancias que realzan lo singular y maravilloso del evento. Un canto a la vida, a lo positivo, al optimismo y a la música que nos reconcilia con nuestro maltrecho planeta y egoísta sociedad.

1. En tiempo de crisis, se agotan las entradas antes de la celebración. Overbooking y lleno, son síntomas de demanda masiva. Algo tendrá el agua cuando la bendicen y el concierto cuando por el suspiran las masas.

2. El concierto se duplica ante la demanda y tiene lugar en dos días sucesivos. O sea, doblete de espectáculo. Nada de cantantes casados y público cansino. Hay para dar y tomar.

Dios los cría3. Los protagonistas del escenario, cantantes “cuyo nombre sabe a turrón”, atesoran experiencia y admiración, la mayor parte con mas de cincuenta años en la brecha y ni son caducos, anacrónicos ni patéticos. Aute, Serrat, Miguel Ríos,  Wyoming y Rosendo son un quinteto imbatible, así que si van acompañados de más artistas, el arco iris está servido. Un bonito ejemplo de como la vitalidad y la creatividad conservan y animan a continuar.

concierto san mateo4. Se ha demostrado la capacidad de convocatoria y solidaridad de dos personas ( Victor Manuel y Ana Belén, “tanto monta, monta tanto”) en una generación de artistas, lo que en tiempos del individualismo imperante es mucho. Solamente faltaron Joaquín Sabina y Miguel Bosé por imperativos de agenda.

5. Se ha demostrado que el público de hace tres décadas mantiene el corazón, la razón y la memoria con una lealtad inquebrantable. Atendieron a la convocatoria como ratoncitos ante la melodía del flautista de Hamelín.

6. Demostraron en los tiempos políticamente convulsos que vivimos que no importan ideologías, gobiernos ni colores para elevar la sintonía de la amistad, la diversión y la alegría de estar vivos.

7. Fueron la prueba de que un concierto puede organizarse masivamente pero bien, con colas y esperas, pero sin altercados ni incidentes ni gamberrismo.

    El público aguantó casi cuatro horas a pie firme pero pudo escuchar en directo a sus cantantes favoritos y verles, en persona y en enormes pantallas. Quien algo quiere, algo le cuesta, y puedo afirmar que el espectáculo valía su peso en deleite musical.

Victor manuel8. Dinamizaron unas fiestas locales, inyectaron vida a la mejor hostelería asturiana y la sociedad ovetense vivió el placer del tumulto gozoso. Alegría, economía y buen rollo, sin incidentes.¿ Hay regalo mejor para un pueblo?.

9. Pero oigamos un fragmento de la presentación de Víctor Manuel en sus propias palabras:

” He trabajado mucho, con gusto. He sido terco y no he dejado que la vida me llevase por donde ella quería si no por donde quería ir yo. Esto no es un mérito en sí mismo dado que yo no tenía claro cual era el camino mas correcto. Por eso me equivoqué tanto. Por eso me equivoco.

La vida me ha regalado amigos, afectos, familia y canciones que están en el disco duro de mucha gente. Todo esto me ha permitido celebrar estos 50. Creo que aún me faltan canciones por componer y cantar. Me siento afortunado. (…)El 12 y 13 de septiembre en Oviedo lo celebramos. Hablo en plural porque no voy a estar solo. Espero estar rodeado de miles porque como decía mas arriba, tengo muchos amigos a los que admiro y quiero, amigos que cuando les llamo vienen, cuando me llaman voy.”

 Y así, los acordes y las voces rompieron la noche: “Contamíname”, “Paxarinos”, “El abuelo”, “Ay, amor”, “Nada sabe tan dulce como tu boca”… y un amplio repertorio, conocido por los asistentes y que envejece estupendamente.

Los aplausos del público imparables, coros a Víctor Manuel y tarareos irrefrenables a las canciones de su repertorio, aunque fueran interpretadas por sus colegas de fatigas musicales. Buena acústica, muchos decibelios, mas complicidad y sobre todo, armonía y conexión entre público y cantantes.

 Por si fuera poco, todo el espectáculo fue grabado y se ofrecerá al mercado para los que no pudieron asistir en vivo y directo. Maravilloso.

Ana Caro en asturias10. La crónica detallada y bien escrita de la fiesta nos la ofrece el Diario local, La Nueva España, en un breve artículo que nos transporta al espectáculo.

11. Y oigamos finalmente, la perspectiva de una de las asistentes, la ingeniosa y sensible Ana Caro Muñoz, burgalesa llegada de Madrid para el evento, de notoria bohemia y creatividad, quien embargada por la emoción nos envió su crónica improvisada y espontánea del significado del acto:

“Marzo. Madrid. Septiembre. Oviedo. Bájate del tren. Las montañas te han traído hasta aquí. También la ilusión. Cojeas, mal momento para irte a escuchar Víctor, pero es tu momento, no el mío. Yo sólo te acompañare con mi voz susurrada y mis recuerdos latiendo deprisa para caerme entre las manos y vivirlos de nuevo. Miles de personas te rodean. Miles de edades. Un latido común. Te veo lejos, te siento cerca, aquí, entre las lágrimas que dulces se mezclan con mi sonrisa, mientras en mis oídos danzan vuestras gargantas. Tan fuertes, tan rotas, tan grandes. Brillan mis ojos al compás de la belleza de tus letras, entre abrazos de otros que las hacen aún más hermosas al cantarlas junto a ti. Evocando la vida que viví a través de ellas. Dejándola nacer de nuevo. Eso sólo lo puedes lograr tu, con la magia de tus versos hechos música. Y llega el silencio. Otra vez sola, guardando deprisa las horas vividas entre los pliegues alma. Gracias Víctor. Gracias.”

11. Al final, Víctor Manuel y todos los artistas invitados, juntos sobre el escenario para cantar ‘Asturias’, que podemos degustar aquí en su historia, sabor, belleza, letra y música.

2 comentarios

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s