Lo cotidiano

Frases inofensivas que nos molestan por lo que realmente sugieren

Hoy estaba formando cola en la caja de pagar de una gasolinera, cuando asistí a como un maleducado vociferaba y se quejaba de las medidas de la pandemia; tras la quinta vez que nos repetía su ridículo discurso, se le advirtió por otro cliente (¡Lo confieso, yo mismo!) que ya le habíamos escuchado su problema machaconamente sin que nadie le preguntase su opinión, y que bien estaría que no nos molestase a los demás clientes ni a la cajera. Entonces, el pelmazo me contestó airado: «¡Este es un país libre!.»

Como si esa frase fuese un cheque en blanco para molestar o decir sandeces. No contaré el desenlace del incidente pero me hizo sacar lo peor de mí mismo, aunque me contuve para no decirle que el país no estaba libre… de tontos como él.

Lo cierto es que luego me quedé pensando en las frases que escuchamos a veces, que parecen típicas o inocentes, pero que nos molestan, estremecen o irritan. No las que nos dan malas noticias de salud (“Maligno”), laborales (“¡Despedido!”), sentimentales (“Te quiero como un amigo”), o familiares (“Papá, me voy a hacer un tatuaje en la frente”). No. Me refiero a frases frecuentes que escuchamos en relaciones cotidianas sencillas o que nos espetan conocidos en conversaciones, y que sentimos como una picadura de avispa, que no nos mata, pero nos escuece.

 Ahí van las que se me ocurren:

1. «No soy quien para juzgarte…»

¡Pues no lo hagas!

2. ¡Vamos a crear un grupo de whasppp y te incluiré!

 Pero… ¿quién te dice que quiero formar parte de otro foro de pérdida de tiempo?

3. «Tú que de esto sabes mucho, ¿podrías…?»

 Esa frase es el beso de la muerte. Primero el halago, y luego entra a matar y te encargan trabajos que te supondrán gasto de tiempo y energías, sin compensación.

4. «No te preocupes, no pasa nada porque no lo consigas».

 Una palmadita en la espalda que te restriega en la cara tu incompetencia, mientras tú te has dejado la piel intentando armar el maldito mueble de ikea, arreglar la cerradura, o que el programa informático responda.

5. ¡Cómo has cambiado!

Una frase tan sencilla como preocupante, porque normalmente el cambio con el tiempo no es a mejor.

6. «Disculpa si te molesta pero quería decirte…»

Eso, querías decirme lo que me va a molestar….

7. «No es mi problema»

¡Vaya!. Te acabo de contar un caso o una confidencia y te resbala.

8. «Oye, haz esto …»

¿Dónde quedó eso del clásico “por favor” o “si no te es molestia”?

9. «¿Sabes?, o sea, ya me entiendes, es como muy de aquella manera…»

Pues no. No me entero y además creo que no me interesa.

10. «Con todo respeto, para que me entiendas…»

 Lo del todo respeto quiere decir que “me tienes que respetar después de lo duro que será lo que te diré”.

11.«Será solo un minuto…»

 La experiencia me dice que no dura lo mismo el minuto para quien lo pide que para quien lo da.

12. «Yo soy así, y no voy a cambiar»

 Una declaración de intenciones en toda regla. Te dice que le dan igual tus razones y que no te va a dar las suyas. No le importas.

13. «Es lo que hay»

Siempre molesta esta variante de: “Lo tomas o lo dejas”. O peor, te sugiere que te vas a tener que aguantar.

14. «Todo sucede por alguna razón»

 Bonita manera de no ayudar en nada. Una frase vacía que nos deja como un pez boqueando en la pecera. Lo que realmente nos gustaría es saber las razones, o que al menos exista una “buena” razón.

15. «No te preocupes que no pasa nada…»

Cuando escuchamos eso, realmente quiere decir: “No te preocupes que a mí no me pasa nada”. Es fácil decir que “no pasa nada” cuando el martillazo te lo has dado tú en el dedo. Algo así le debió decir Wellington a Napoleón tras vencerle en Waterloo.

16. «Te lo voy a repetir para que lo entiendas»

 Una manera de decirnos lo zoquetes que somos en vez de asumir que tal vez falla quien lo explica.

17. «No lo ha leído bien…»

Quizá si lo hemos leído bien, pero la letra es muy pequeña o la letra es equívoca…

18. «Y tú sigue “erre que erre»

 En versión chusca es el viejo refrán: “y dale con la burra al trigo”. Nos hace sentir que no nos escuchan.

19. «Relájate, cálmate, baja la voz…»

 Pero si lo que me excita y hace alterarme es que no me prestas atención a lo que digo…

20. «En estos momentos nuestros operadores están ocupados»

Lo cierto es que esa frase metálica viene a decir realmente: “los operadores están ocupados y no nos importa que tú estés preocupado. Si llamases para contratar estarían listos, peor como seguramente llamas para reclamar, o darte de baja en el contrato o molestarnos, te tendremos esperando para bajarte los humos o para que abandones tu espera”.

Es la frase metálica y anónima que más me irrita y además si va acompañada de una musiquita, y se repite la cantinela, pues lo siento como una gota malaya que me trepana el cerebro y me indigna especialmente que pueda enfadarme con una grabación, pero lo hago. A lo sumo, cuando a la tercera llamada, me advierte que la llamada va a ser grabada, aprovecho para soltar rayos y truenos contra la compañía y sus directivos. Quizá nunca lo oigan, pero lo siento como un desahogo.

En fin, se impone la paciencia, porque no siempre lo que se dice es lo que parece… pero si usted conoce alguna otra frase que bajo la apariencia de cordero esconde un lobo irritante, puede sugerírnosla. Gracias

2 comentarios

  1. Tengo que reconocer que me has alegrado el domingo. Me he reído bastante porque creo haberlas padecido todas o casi todas y lo mas gracioso es que les doy la misma interpretación. A las anteriores sumaría una: “No es por nada pero.. ” Pues si no es por nada mejor no dices nada y ya está. Pero, como seguro que es por algo, me vas a endosar el mensaje que, con toda seguridad, es desagradable y además tendré que fingir que no me molesta por que no es por nada…
    Como siempre, gracias por tus aportaciones, jocosas pero con carga de profundidad.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: