Claves para ser feliz

Comerse el mundo antes que te coma a tí

Leo una estupenda frase del artista Sergio Portela: “Si tienes un planteamiento autista de la vida, no alcanzas a comprender ni ver la belleza”.

El mensaje debe llegar directo al corazón. La vida es una sucesión de oportunidades y encrucijadas. A veces se trata de probar experiencias nuevas y otras de conocer personas.

Muchas veces decimos no a una oportunidad de enriquecer nuestra vida. Pereza, prejuicios, desconfianza, etc. Nos convencemos de que la mejor opción es no moverse y en realidad estamos desperdiciando la vida, pues dejamos el Ferrari en el garaje; el Ferrari de nuestro cerebro, siempre receptivo a información, rostros, situaciones e información nueva. Y esas sensaciones, emociones o reflexiones en nuevos escenarios nos estimulan el cerebro, nos desarrollan y nos prepararán para afrontar nuevos escenarios en el futuro. Y hay que ser muy soberbio o muy tonto para creerse que no tenemos nada que aprender de un encuentro, experiencia, espectáculo o visita a lugar nuevo.

1. Es simple: No avanzar en la vida es retroceder. Se nos ha regalado la llave de la libertad de marcar nuestro rumbo de compañeros, amistades, amores y trayectoria personal; no es una opción no utilizar la llave y permanecer oculto en la espesura de la selva social o con la cabeza enterrada como el avestruz.

Aconseja el escritor Paulo Coelho en la novela Brida :

“Acepta lo que la vida te ofrece e intenta beber de cada copa. Todos los vinos deberían ser probados; algunos deberían solamente ser catados; pero con otros debería apurarse la botella”

2. Ayer disfruté de una maravillosa cena en honor a un buen amigo que se jubilaba y resultó maravilloso escuchar la cosecha de su vida personal y profesional, rica y variada. Pero sobre todo, la presencia y aplauso sincero de los asistentes, como forma de expresar el sentimiento de afecto y complicidad al homenajeado. Risas, anécdotas, compadreo, recuerdos y amistad con mayúsculas. Discursos sentidos e imaginativos, regalos emotivos, carcajadas espontáneas… regado por buenos vinos, sidra y champán.

Una auténtica burbuja de felicidad en el caos cotidiano. Además a la hora de las copas, relajados y felices en su compañía, bajo unas palmeras en Elche, bajo el principio “in vino veritas” pudimos sentirnos en armonía con la noche y el mundo. Momentos mágicos, con personas mágicas.

La generosidad demostrada en la vida por el homenajeado es una lección maravillosa. Si a lo largo de su vida hubiese exhibido el “no” como marca personal, si hubiese confundido estabilidad personal con rutina, si no hubiese acudido a reuniones, tertulias y encuentros con la sonrisa puesta… entonces, muy posiblemente el homenaje sería la imagen de un camposanto.

Triste es mirarse al espejo y verse solo, como decía Manuel Vicent, comprobando día a día como nos parecemos cada vez mas a nuestro progenitor en su vejez. Cada día mas viejos, y literalmente “más calaveras”.

3. No se trata de seguir la máxima de la actriz Mae West (“Entre dos vicios, siempre elijo el que no he probado“) sino actuar sin cerrar puertas. En caso de duda, actúa. En caso de pasear, mira y admira el entorno: te sentirás libre. Se dice fácil, pero es fácil.

En su día me ocupé de cómo reconocer a los auténticos amigos, y ahora creo que cada uno deberíamos ocuparnos en imaginar por unos instantes quién y con qué talante (formal o sincero) acudiría a una cena de homenaje por nuestra jubilación. Si nos sentimos incómodos al pensarlo, y si nos cuesta asignar las sillas o completar la lista, entonces es que algo no estamos haciendo bien en nuestra vida. Y si no van a nuestra jubilación, lo de ir a nuestro funeral ya les quedará mas lejos.

Quizá necesitamos un fantasma como el que paseó a Ebenezer Scrooge, el avaricioso solitario del Cuento de Navidad, de Charles Dickens, para darle un giro a nuestra vida. No hay que esperar una enfermedad grave para cambiar, para salir a vivir, para percatarse que la vida es corta y al terminar de leer este post queda menos que antes de empezarlo.

No seamos autistas. La vida es experiencia y relación y nadie nos devolverá el tiempo pasado.

One comment

  1. Gracias José por traer este rincón del deleite el recuerdo de la noche dedicada a Suso. Qué suerte, la que nunca soñé, de compartir con vosotros este y otros momentos tan bellos y deliciosos. Porque ya sabes/sabéis que: “Estás hecho de briznas de tiempo y sonidos remotos. Evoca tu mirar los naufragios de los sentidos. Y estás tan cerca que dueles de tan bello”.

    Le gusta a 2 personas

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s