El comer es un placer

Tres fabadas en Asturias para saborear antes de morir

manzanasVisitar Asturias y no probar una fabada asturiana es, parafraseando a Woody Allen, como ir a Venecia y no montar en góndola.

Un plato nutritivo, consistente, incandescente, sabroso y fraternal. El almuerzo que se tomaba para reponer fuerzas de la mina o del campo. El almuerzo que unía sabor, olor y potencia. El almuerzo presente en las francachelas de grupo y celebraciones.

El secreto de la fabada excelsa lo relata Carlos Cuesta:

Fabes de la granja con pedigrí y un acompañamiento chacinero basado en chorizo asturiano de casa, morcilla asturiana de casa, lacón, tocino entreverado, ídem de ídem, y agua fría.

Y si se disfruta con sidra asturiana (repleta de leyendas y placeres), el maridaje o unión entre lo sólido y el líquido, entre lo rojizo y lo ambarino, entre la montaña y el mar, suele ser un enamoramiento explosivo y ejemplo de amor compenetrado.

Pues bien, para aquellos que visitan Asturias y desean probar una fabada asturiana que merezca tal nombre, aquí van tres restaurantes únicos e inolvidables que tienen en común diez características:

  • Restaurantes en “casa de pueblo” y sin ínfulas de modernidad.
  • Locales acogedores, que hacen sentir “en familia”.
  • Cocina casera. Nada de fabada en lata, ni fabas desechas ni caldosas. Ingredientes de primera y amor en el fogón.
  • Abundante. Poniendo la cazuela en la mesa, para servirse al gusto. ¡A hartarse!
  • Postres caseros, y cómo no, arroz con leche delicioso.
  • Cocinera atenta. La cocinera o guisandera, veterana y amable, próxima para explicar y garantizar el punto del producto.
  • Un entorno verde y tranquilo con espacio para pasear tras el festival alimenticio.
  • Un precio más que asequible.
  • Conveniencia de llamar y reservar porque lo bueno se lo disputan.
  • ¡Y los tres generan ganas de volver!… Lugares de peregrinación gastronómica y cuyo nombre y paradero deben susurrarse a los amigos como los grandes secretos.

Y hay al menos una decena de restaurantes en Oviedo altamente recomendables por su calidad, cantidad y precio, pero si de fabada se trata, esto son tres santuarios.

1. Casa Cristina, en Tellego (La Pruvía s/n). Telf. 985 79 62 51. A 10 kilómetros de Oviedo por la A-66 (desviación a 8 kilómetros).

2. El Llagu (Carretera de Latores en dirección El llagu, a 4 kilómetros de Oviedo). Telf. 985240283.

3. El Llar de Viri (Candamo). A 30 km. de Oviedo. Galardonado con La mejor fabada del mundo 2013.

El secreto de la mejor fabada nos lo desvela aquí la guisandera Viri:

3 comentarios

  1. Qué mejor fórmula para contrarrestar la devastación cultural -y no cultural- que, gran medida, supone la globalización: mostrar “la grandeza” de lo local -representada por una imperial fabada- y universalizarlo mirando el mundo sin perder de vista el lado interno de lo que somos.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s