Hablar y comunicarse

Pues va a ser que no

Cuando era jovencito deseaba complacer a los demás, a los mayores, a los conocidos, a cualquiera. Me gustaba ser útil, pero a medida que crecía, descubrí varias cosas: frecuentemente se abusaba de mi tiempo y buena disposición; no siempre existía reciprocidad, sino más bien reincidencia; y lo peor: mis prioridades se sacrificaban por las ajenas.

Posteriormente, fui madurando y me di cuenta de la gran inversión que es saber decir que «no».

En su día me ocupé de los que se aprovechan de nuestra amabilidad, y ahora me referiré a los que se aprovechan de nuestra debilidad por no saber decir no.

Aprender a decir no sin sentirse culpable es uno de los retos más difíciles de la sociedad moderna. Decía Steve Jobs algo tan revelador como “Solo diciendo NO puedes concentrarte en las cosas que son realmente importantes”. Pero cuando uno es realmente libre, es cuando uno dice “No” sin sentirse obligado a dar una explicación, o sin sentirse mal por dar una excusa.

Lo que menos me cuesta es la respuesta negativa a las llamadas de televendores que me asaltan como bandoleros para llamarme por mi nombre y anunciarme que la conversación va a ser grabada, para a continuación anunciarme una promoción, oferta o ventaja de contrato de telefonía, seguros, etcétera. Al principio escuchaba pacientemente, pero mi cortesía me llevaba a un tira y afloja con el vendedor para nada.  Ahora, nada más escuchar la palabra “promoción” o similar, digo un firme “No, gracias, no me moleste” y cuelgo. A continuación, incluyo ese contacto en spam.

Me cuesta más rechazar las amables ofertas de personas o entidades para que acuda a dar una charla o participar en un acto social. Al margen de mis limitaciones para aportar algo nuevo en lo que está al alcance de la mente con libros y redes sociales, la propuesta suele venir envuelta en ese dulce anzuelo que son los halagos y me resulta humanamente gratificante.

Hace años, más joven, inquieto y ambicioso, acudía como feriante a infinidad de lugares. Ahora, más maduro, con familia y con tiempo escurridizo, limito el apartado de conferencias o charlas. Primero, porque hay que prepararlas y quien habla en público se examina, y todos tenemos nuestra dignidad y corazoncito para salvar un mínimo de rigor. Segundo, porque aunque propongan pagar por la ponencia y el medio de transporte (exiguo en consonancia con los tiempos), no cubre jamás ese “sacrificio invisible” que es el tiempo de viaje, de ida y vuelta, esperas y colas, porteos, y sobre todo, el coste de oportunidad de usar ese precioso tiempo de viaje en “viajar con lecturas o paseos a otros mundos” de mi interés. O sea, que me limito a aceptar las propuestas que me tocan la fibra sensible o me aportan algo muy distinto de remuneración.

Tampoco me satisfacen las charlas online, sin la cercanía física y espontaneidad, sin el examen recíproco de asistentes y ponentes, así que huyo de ellas con una correcta negativa.

También lamento (bueno, realmente no lo lamento) rechazar las invitaciones envenenadas de meros conocidos –no todas envenenadas, pero la experiencia me ha demostrado que la osadía humana no tiene límite– que aprovechan la existencia de un amigo común o un lazo familiar lejano, o incluso un encuentro fortuito, para soltarte una consulta profesional a quemarropa. Los peores son los que tienen el atrevimiento de traerte una amenazadora carpeta que intentan sutilmente –o no tan sutilmente– encomendarte “si pudieras mirarlo”, o similar trampa cargada de parasitismo.

Aquí mi portazo es más enérgico, y sigo mi regla de oro que la experiencia me ha dado: “Jamás, jamás, jamás, te quedes con el papel que te de otra persona para que le des tu parecer o lo mires: te habrá endosado un problema que no tenías y serás prisionero de una obligación ingrata”.

Lo de las redes sociales es la gatera por donde se cuelan muchos avispados, y ahí es donde hay que separar el grano sincero de la paja del aprovechado. De hecho, son muy gratificantes las interacciones diarias con las opiniones de los demás o tender puentes y lazos con desconocidos que pronto dejan de serlo pues compartes intereses, sintonía o complicidad; el problema como siempre, radica en quienes confunden contacto con atraco.

Lo que más me cuesta es rechazar las propuestas sinceras de mis amigos, de primer o segundo círculo de intimidad, de asistir a un almuerzo, sarao o libación conjunta, sin guion y con la solitaria finalidad de pasar el tiempo. El plan es atractivo, la oferta suculenta y deseo aceptarlo, pero el cuerpo humano y el tiempo son limitados. A estas alturas, me he fijado un almuerzo social cada quince días como máximo. De no hacerlo así, esas comidas acaban devorando mi salud, porque tengo que confesarlo: soy débil ante buenos platos en buena compañía. El fiscal de la báscula, el jadeo al subir escaleras no fallan y la implacable analítica médica no miente.

Al final, es cuestión de fijar prioridades. Nuestro ocio, nuestras inquietudes, nuestra saludo. El reloj de arena de la vida se va rellenando en su parte inferior y no se detiene, ni es reversible. Bien está ocupar el tiempo disponible en lo que te añade y en lo que realmente te preocupa o satisface.

Además, conviene tener presente el refrán de “mejor una vez rojo, que ciento colorado” pues a veces nos comprometemos “en caliente” y luego lo lamentamos lo difícil que es decir “no” cuando se había dicho “sí”. En estos casos hay que ser coherente consigo mismo y decir la verdad, aunque admito que me cuesta la retractación, pues suelo asumirlo para no dejar a nadie en la estacada, pero eso sí, aprendiendo la lección (“No me volverá a pasar”).

En la misma línea, no hay que dejar resquicios con un equívoco “quizás”, pues la gente escucha lo que quiere oír. Hasta un silencio se interpretará por los aprovechados como aceptación.

Lo sé. Me voy convirtiendo en una persona huraña. Un ermitaño. Cosas de la edad. Sin embargo, no subir lastre al globo de mi vida, me hace elevarme y ser más feliz.

4 comentarios

  1. ¡“Ser más feliz”! Ahí le has dado en el clavo, señoría . El poder de la renuncia, o sea saber decir : No . Es una palabra difícil, pero una vez que se aprende su utilidad supera, con mucho , su dificultad.
    Maria

    Me gusta

  2. Decía García Marquez que lo más importante que aprendió a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando era no.

    Saber relacionarte con quiénes, conocidos o no y escondidos tras piel de cordero, contactan contigo con fines –aparentemente- normales pero –realmente- abusivos y desconsiderados, no resulta tarea fácil. Sea porque te pillan con la guardia baja y te manipulan de mil formas logrando, en este estado de confusión, que tu asentimiento caiga por inercia. O porque el mal y el bien, aunque no sean amigos, son vecinos. Pero te sientes estafado. ¿Qué es si no el aprovecharse con engaño o abuso de confianza de tu buena voluntad para apropiarse de tu tiempo, saber o trabajo?

    No hablo de ayudar a quiénes de verdad lo necesitan y merecen. Sino del familiar, el seudo amigo o el conocido abusón; del extraño suavón, embaucador o pelota que como lazarillo te lleva a su terreno y te saca del tuyo; y del falso conocido o inventor de conocidos comunes que acumula idénticos deméritos.

    En estos casos, decir que NO, en realidad, significa decir que SÍ. Sí a lo que eres y a lo que de verdad importa (tu persona, familia, amistades, tiempo, hobbies, descanso, independencia, libertad,…). Si a no alejarte de tus prioridades. Sí a evitar rechazarte. Y, en definitiva, sí a no dejar de ser tú y poder seguir siéndolo.

    A partir de lo dicho, dependiendo si se estamos ante conocidos, semiconocidos o extraños, el no puede ser -más o menos- formal y educado (gracias, no puedo; lo siento, no puedo; gracias, no me interesa;) pero siempre inmediato, directo y honesto (no).

    Me gusta

  3. Toda la razón y, dependiendo de la edad, cada día ves más certero el dicho de que el tiempo es oro. Y el tiempo para mí misma, todavía es más precioso, por escaso.

    Me gusta

  4. Tenemos gustos similares, y no sé decir que no a esas buenas invitaciones. De momento me respeta la báscula, aunque confieso que ya, hasta tengo una que uso a diario. No seré yo quien diga que no a esas proposiciones de buen yantar. Aún. Un abrazo. Me ha encantado el post.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: