Claves para ser feliz

Un pequeño gran zoo en Asturias: Tuernes

En tiempos en que la tecnología lo domina todo, en que los pequeños y mayores miramos pantallas y dejamos aletargada la emoción, bien está visitar un espacio sano, libre y silvestre.

Se trata del Núcleo Zoológico Tuernes el Pequeño, al lado de Posada de Llanera (a unos 15 km de Oviedo).

Una pequeña sucursal del paraíso astur, sencillo y agradable, donde pequeños y mayores pueden encontrar un espacio de ocio y naturaleza inolvidable. Nada de centros comerciales, boleras, parrillas o parques de ocio artificial. Animales de granja y anfitriones amables, que es mucho con los tiempos que corren. Pasen y vean, porque a veces nos preguntamos donde emplear una tarde libre y tenemos cerca y asequible la respuesta. 

1. Se trata del pueblecito de Tuernes, con fácil acceso, donde aguardan varios caserones, corrales y espacios vallados. Los anfitriones son muy cordiales, Luis y Maxi, quienes hacen de guía por las instalaciones con explicaciones sobre los animales, su dieta, las costumbres y problemas que les dan.

Lo primero que nos reciben son las ocas y patos, los hay que graznan y callan, unos osados y otros discretos.

Junto a ellos, el macho cabrío, cabras y cabritos, correteando felices en su corral.

Después los emúes, altaneros y con hermoso plumaje junto a peligrosas pezuñas. Son pacíficos y tranquilos que miran con ojos vivos a los visitantes, y pronto muestran como corretean frenéticos por la finca.

Y cómo no, ese hermanito de las Llamas, las alpacas, con mullida lana y muy sociales.

Tampoco faltan los ponies, pequeños caballitos muy confiados con los visitantes, que se dejan acariciar e incluso montar por los pequeñuelos.

Unos santurrones cerdos vietnamitas nos muestran el prodigio de su labor con el hocico y patas para desbrozar el terreno.

Una jaula central aloja centenares de periquitos de plumaje colorido y vivo.

Finalmente unos borricos tranquilos nos saludan agitando las orejas.

Y hay mas para ver, pero lo dejo en el tintero de la granja.

Podrá decirse que es una granja y no un zoo. Podrá decirse que no hay animales salvajes. Lo que también puede decirse es que es una ocasión de oro para contemplar animales en un contexto natural y libre, que si va acompañado de un día soleado, se convierte en una experiencia única. ¡Ah! Y pueden organizarse fiestas de cumpleaños para niños inolvidables.

Y todo ofrecido por personas amables que no persiguen ánimo de lucro alguno, que incluso muestran y regalan huevos de oca, aunque sería deseable que su filantropía se compense con el voluntario donativo del visitante.

En fin, una maravillosa vivencia en lugar maravilloso con gente estupenda y con la actuación estelar de animales entrañables. Información: Telf. 697 935 530Captura de pantalla 2017-05-07 a las 14.30.43.png

NOTA GASTRONÓMICA.- ¡Ah! Y muy próximo está el Restaurante Casa Edelmiro, en Las Regueras, calidad, buen servicio y comida casera. Pero si se desea comida casera en Oviedo y alrededores, aquí van los doce sitios de la fama.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s