Reflexiones vigorizantes

Reflexiones mínimas que no debemos perdernos

Captura de pantalla 2019-03-03 a las 9.45.01Me gusta salir de la caja, burbuja o es que se llama espacio de confort intelectual, para asomarme a otras maneras de pensar. Es algo que ayuda a comprender la complejidad de la vida y a ser mas tolerante. Y eso ayuda en el breve viaje para el que nos han sacado billete al nacer y del que no sabemos el destino ni cuando llegaremos, ni si habrá transbordo.

Me gustaron estos tres brevísimos cuentos que comparto procedentes del taoísmo. Advierto que ni sé ni pretendo enseñar ni convencer sobre la filosofía que deriva del “Tao Te King“, atribuido a Lao Tsé (siglo VI a.C.),- aunque los principios de serenidad, no violencia y la armonía de cada uno con la naturaleza me complacen- sino sencillamente compartirlos porque dan motivo para reflexionar. Ni más ni menos. Y que cada uno saque su propia enseñanza, que es la belleza de la libertad. Proceden del libro Cuentos para que Pien-Zen, de Norberto Tucci. No son chistes sino grandes enseñanzas en pequeño envoltorio.

Así pues, apartemos el móvil, apaguemos el televisor, salgamos de la modorra y permitámonos tres minutos de íntima reflexión. No esperemos premios, carcajadas ni chismes. No se trata de viajar al oriente sino hacia nosotros mismos. Veamos.

Sobre la necesaria empatía y las limitaciones de nuestros juicios sobre la conducta ajena… LA ALEGRÍA DE LOS PECES

Chuang Tzu y Houei Tzu conversaban

mientras atravesaban un puente sobre el río

Hao. Chuang Tzu, dijo:cheng-shifa-the-joy-of-fish

“Mira como las carpas nadan a su antojo,ésta es la alegría de los peces”

Houei Tzu, le respondió:

“Si no eres un pez, ¿Cómo sabes en que consiste la alegría de los peces?

A lo que Chuang Tzu respondió:

“Si tú no eres yo, ¿Cómo sabes que yo no se en qué consiste la alegría de los peces?”

 

Sobre lo difícil que es sentar afirmaciones como dogma de fe. LA MARIPOSA

Soñé que era una mariposa

Un día soñé que era una mariposa que volaba libre por el cielo, sin saber que era

Chuang Tzu .The-dream-of-a-butterfly-1024x817

Cuando me desperté de golpe, vi que era Chuang Tzu .

Pero ahora no puedo saber si soy Chuang  Tzu que soñaba que era una mariposa

o soy una mariposa que sueña que es Chuang Tzu .

 

Sobre el derecho a ser dueños de nuestro tiempo y como lo que somos hoy es el fruto de todo nuestro pasado… EL TIEMPO PARA DIBUJAR UN CANGREJO

Se rumoreaba entre el pueblo que Chuang Tzu tenía muy buenas dotes para el

dibujo. Cuando este rumor llegó a oídos del rey, éste lo mandó llamar a la corte y una vez

allí, le dijo:

“Sé que estás muy dotado para el dibujo,¡quiero que me dibujes un cangrejo!”

A lo que Chuang Tzu respondió:

“Muy bien, pero ahora no puedo, necesito tiempo”

Entonces el rey le dijo:

“De acuerdo, puedes tomarte el tiempo que necesites”

Y esperando una respuesta muy diferente, el rey le preguntó:e950469a30ec1e61fe92bbc4523a2b29--bronze-sculpture-solomon

“¿Cuánto tiempo necesitas?”

Chuang Tzu, sin más respondió:

“Necesito cinco años”

El rey se sintió contrariado, pero como ya le había concedido previamente lo solicitado,

tuvo que acceder a la petición y a continuación Chuang regresó a su casa.

Pasados los cinco años, el rey mandó llamar a palacio de nuevo a Chuang Tzu y una

vez en su presencia le dijo:

“Han pasado ya los cinco años, ¿habrás tenido tiempo suficiente para dibujarme el cangrejo o es que necesitas más?”

A lo que Chuang Tzu respondió:

“No he tenido el tiempo suficiente para dibujarlo, necesito cinco años más”

Y nuevamente Chuang Tzu abandonó el palacio sin haber dibujado nada.

Pasado el plazo de los cinco nuevos años y agotado el tiempo, Chuang Tzu fue llamado otra vez al palacio. Entonces nada más entrar a la presencia del rey y sin mediar palabra,tomó un pincel y en un instante y de un solo movimiento, dibujó el cangrejo más perfecto que jamás se había visto, entregándoselo al rey. Había necesitado diez años para hacerlo.

taoist-quotes

En definitiva, todos tenemos razones para ser como somos y hacer lo que hacemos, y los demás también. Ahora podemos volver a nuestro turbulento mundo e intransitable agenda. ¡¡ Buen día!!

3 comentarios

  1. El tercer cuento es un trasunto de la siguiente historia real.

    Un particular pidió una cita a un abogado, de buena y merecida fama ganada a fuerza experiencia, saberes y honradez, en relación a un problema que le traía a mal traer y que otros profesionales no le habían sabido enfocar, ni solventar. Tras la exposición del mismo y la aclaración de los extremos pertinentes, el abogado cogió el Código Civil, localizó los artículos que resultaban de aplicación y dio la respuesta al problema. Terminado el trabajo, comunicó al cliente el importe de los honorarios correspondientes a la consulta. Sin embargo, éste se resistió a su pago objetando que no entendía como podía cobrar esa cantidad cuando solo había necesitado de escasos minutos para encontrar la solución. El abogado, con toda serenidad, le contestó que para llegar a saber encontrar la solución a su problema no había tardado minutos sino más de treinta años: los que llevaba de ejercicio, los de la previa pasantía y los propios de la carrera. El cliente calló y pagó.

    Me gusta

    1. De hecho, Enrique, es la respuesta que dio el procesalusta Michael Taruffo cuando le preguntaron en México por el tiempo que había invertido en preparar la conferencia, y respondió : “ 60 años, 3 meses, 6 dias y cuatro horas” porque lo que digo es el fruto de lo que soy.😊😊

      Me gusta

      1. Estimado José Ramón, el protagonista de la historia real contada es, como el maestro Taruffo, una auténtica lección de Derecho andante y de vida. Su nombre, que retraído por su consustancial discreción y exagerado pudor había omitido y en este momento rebelo a modo de reconocimiento, admiración y respeto, es Don Fernando Garcia Guerrero-Strachan. Profesional de talla profesional y humana únicas,capacidad de estudio y trabajo legendarias, exquisito trato e inusual honestidad y franqueza. Le escuché esta historia hace más de tres décadas cuando repartía sus saberes en la Escuela de Práctica Jurídica que, con visión adelantada a su tiempo, había creado -como Decano- en el Colegio de Abogados de su -mi- ciudad. Actualmente, con 87 años, sigue yendo al despacho y siendo un ser único, una referencia para quienes queremos ser y/o hacernos mejores.

        Le gusta a 1 persona

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: