Baila sobre el volcán mientras puedas

Parece ser que el Parque Nacional de Yellowstone está sobre un inmenso volcán. Y no escondamos la cabeza como el avestruz, confiando en que estamos lejos de EE.UU. o que esas cosas suceden a otros o para cuando nosotros formemos parte de la madre tierra. No. Leo la entrevista al geólogo Enrique Bernárdez en que vierte dos afirmaciones que no debemos pasar por alto.

“Si Yellowstone entra en erupción será poco menos que el fin de la humanidad”

Y añade sobre su inminencia:

“Porque la caldera entró en erupción tres veces y siempre cada 600.00 años. Justo ahora se cumplen 600.000 años de la última, aunque geológicamente esta cifra es bastante imprecisa. Puede entrar en acción ahora mismo o dentro de 30.000 años.”

Se impone releerlo antes de un suspiro poco tranquilizador. Veamos las emociones que suscita.

1. Es posible que un meteorito de gran tamaño alcance la tierra (la Luna se formó al desprenderse de la Tierra por el impacto de otro planeta del tamaño de Marte).

También es posible que el calentamiento global, con la capa de ozono debilitada y que nos protege de los rayos ultravioletas, cambie el ecosistema y provoque la extinción de las especies, incluso la humana.

También es posible que se inviertan los polos magnéticos de la tierra, lo que se produce cada 200.000 años con peligrosos niveles de radiación y cambios climáticos traumáticos. O que, los experimentos genéticos con alimentos y recursos naturales nos lleven a escenarios de envenenamiento de la humanidad. Y como no, quizá bacterias inmunes a los antibióticos o a todo, contaminen toda la especie humana hasta su extinción.

Todo eso es posible, pero no es probable. En cambio, lo que es probable es que se produzca esa erupción del volcán del Parque Nacional de Yellowstone (de hecho, hay vigilantes pero son inútiles los planes de emergencia mas ambiciosos).mamuts

O sea, que el negativo horizonte que todos veíamos del agotamiento del Sol para dentro de unos 5.000 millones de años (cuando “queme” todo el hidrógeno), se nos ha reducido en la distancia sensiblemente. Como si un médico planetario hubiera informado a la Tierra que su expectativa de vida se recorta a tan”solo” unos “cien mil años de vida, para arreglar sus cosas y despedirse”.

2. No pretendo ser pesimista sino realista. Lo dicho no son ocurrencias de sectas, ni maldiciones de brujos, ni castigos divinos por la perfidia humana. No. Sencillamente que si el Universo arrancó hace 15.000 millones de años (big-bang), y la tierra se formó del polvo cósmico hace 5.000 años, permitiendo la aparición por evolución de organismos inferiores, de los homínidos hace dos millones de años, parece que hay razones científicas sólidas para creer que todo lo que creemos eterno, por muy avanzada que nos resulte la tecnología, acabará finalmente engullido por un fenómeno geológico o cósmico o fruto de la estupidez bélica del ser humano.

Olas de 15 metros en el terremoto de LisboaPara aviso de navegantes, y a título de ejemplo, ya el terremoto de Lisboa tuvo lugar el día de Todos los Santos, 1 de Noviembre de 1755 (¡muy reciente!): tres temblores y muerte de sesenta mil personas (los que contemplan hoy día la Catedral de Salamanca pueden ver una inclinación de su torre, debida al terremoto de Lisboa, que además derribó su cúpula).

Pero hoy día basta leer los periódicos y asistir a las noticias televisivas para darse cuenta de que parece que el clima, la tierra y los microorganismos están cabreados. 

3. Tras esta cura de humildad, las buenas noticias son que no debemos preocuparnos por algo que no tiene solución, sin olvidar que las probabilidades de que suceda en nuestra vida o de las próximas tres generaciones son escasas.

Pero eso sí, nos ayuda a captar la auténtica importancia de las cosas. Lo que merece la pena. Ni la política, ni el fútbol, ni la moda, ni lo último en tecnología, ni medrar profesionalmente, ni los cuerpos danone, ni luchar contra la huella del tiempo. No.

No se trata de fijar metas que nos provoquen frustración. Se trata de vivir intensamente ese pedacito del universo que es nuestra vida, pues se puede ser feliz sintiéndose como un ratoncito en el universo.

Y sobre todo, poder confesar a su término como la canción de Frank Sinatra que se ha vivido “a mi manera”. Esta canción, aquí subtitulada en español, siempre me conmueve hasta el  escalofrío y la recomiendo vivamente.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s